Un universo de artistas

Muchas veces conversando con las personas que vemos todos los días decimos «ese músico es un artista», o «ese pintor era un verdadero artista», o incluso «aquel escritor no es un artista de verdad». Son, en términos generales, personas que se dedican a un «arte» como categoría de oficio: música, pintura, escritura… pero por algo trazamos esa línea que divide a los Artistas «con A mayúscula» de aquellos que no lo son.

¿Qué es lo que queremos decir? Precisamente, que hay algo que los Artistas hacen y que los demás no: se trata de ese brillo especial que los transforma de meros trabajadores de su oficio en seres especiales, dotados -al parecer- de un aura diferente.

En algunos se ve en forma de pasión, en otros aparece como profundidad, como vuelo o como compromiso… en todos los casos, podemos «separar la paja del trigo» y descubrir que algunas personas son, para nosotros (y después llegarán los debates), «verdaderos Artistas».

No es necesario para ser un Artista realizar una tarea vinculada a la plástica, la música o las letras -o cualquiera de las miles de disciplinas llamadas «artes»-. Para ser un Artista, en términos existenciales, hace falta tomar eso especial que tenemos, esa mirada única, esa perspectiva excepcional, ese don irrepetible, y volcarlo en cada cosa que hacemos, en cada respiración, en cada paso y en cada instante.

Todos somos artistas, manifestando la belleza de la diversidad en el universo, construyendo una totalidad inmensamente rica en experiencias y matices, en ideas y creación.

Hagas lo que hagas, hazlo con el corazón, y estarás descubriendo al artista que hay en ti.

Jaime San Martín Barzi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.