Un momento de Purificación

La vida urbana actual nos tiene permanentemente inmersos en un estado de tensión, adrenalina y velocidad. Lo vemos en la tele, en los diarios, en la calle… dormimos muchas veces con más ruido del que nos gustaría, y viajamos en medios de transporte repletos diciéndonos «y bueno, es así».

Y lo que es peor: en ese estado, apenas atinamos alguna que otra vez a preguntarnos «¿dónde entro yo en todo esto?» Porque sabemos que formamos parte de un «ser» mucho mayor que cada uno de nosotros, una conciencia que abarca en primer lugar a nuestra comunidad, y a la humanidad toda, al planeta Tierra y al Cosmos, la Totalidad.

Purificación implica reconectar con ese «ser» más extenso del cual formamos parte, esa conciencia que es la «Totalidad», el «Gran Espíritu», «Dios» o como elijamos llamarle. Purificación es restaurar el fluir energético interior y volver a estar en armónica conexión con la Naturaleza, atravesar las barreras que el sedentarismo espiritual nos va imponiendo, para volver a estar en contacto con el ser auténtico que somos y que resuena con el Cosmos.

Brindarnos un momento de purificación es imprescindible para seguir adelante en nuestro camino de evolución personal, el camino que nos lleva a ser felices mientras hacemos una contribución al mundo en que vivimos.

Jaime San Martín Barzi

2 opiniones en “Un momento de Purificación”

  1. Comparto tu artículo y creo que el problema esta en naturalizar muchas de las cosas que vivimos ,no solo lo que expones sino hasta el mal humor,hasta borrarse una sonrisa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.