Trucos para purificar tu energía

Si estás sintiéndote cansado, contaminado con la energía tóxica de tu entorno o de la ciudad donde vives, si tienes la sensación de que necesitas energía nueva, te proponemos algunos trucos para que mejores la calidad de tu energía.

  • Pasa tiempo en la naturaleza: es buena idea, cada vez que sea posible, pasar tiempo en contacto con la naturaleza. Toma tu almuerzo en una plaza, en lugar de hacerlo en la oficina. Camina cruzando un parque al volver a casa. Agéndate periódicamente un «retiro personal», yendo a un lugar más apartado (un parque grande, donde no se vean edificios y no se escuche el tránsito, es suficiente, aunque quizá prefieras salir de la ciudad) cada vez que puedas.
  • Focaliza en tu respiración: una forma muy sencilla de meditación, consiste en llevar toda tu atención a la respiración, sintiendo el aire que entra por la nariz, llena los pulmones, luego sale, y eso se repite. Tómate uno o dos minutos cada hora para hacerlo y notarás la diferencia.
  • El agua: una ducha fría al llegar a casa es lo mejor para descargar la energía congestionada. Inténtalo: comienza con el agua fría, luego puedes cambiar la temperatura a tu gusto. Ese primer contacto hará que tu campo de energía se desprenda de las frecuencias densas acumuladas durante el día.
  • Relájate antes de dormir: la mejor opción es un buen masaje, pero si no tienen esta posibilidad, en el momento previo a dormir, ya en la cama, imagina un masaje en cada parte de tu cuerpo: si lo imaginas intensamente, la conciencia tomará eso como algo real, y el cuerpo se irá relajando.
  • Armoniza las partes que conforman la totalidad de tu ser: las disciplinas espirituales que observan la sabiduría natural te ayudarán a recordar que no somos solamente un cuerpo, o una mente: somos un campo de energía que se manifiesta en un amplio abanico de frecuencias, la armonía depende de que todas las partes estén alineadas. Existen terapeutas que pueden ayudarte en este proceso, aconsejándote prácticas que puedas llevar a tu vida cotidiana.
  • Permite que las cosas fluyan: mover el cuerpo es fundamental para que la energía esté en movimiento saludable. Pero también mover las emociones, manifestándolas, compartiendo con los afectos, diciendo lo que sentimos. Y la mente, pensando creativamente, buscando nuevas perspectivas, aprendiendo algo nuevo. Permite que las cosas fluyan y evitarás que la energía se estanque.

Por supuesto, aquí solo he mencionado algunos pocos trucos y claves. Es necesario que incorporemos esto a nuestra vida cotidiana. Así, estaremos colaborando con un mayor equilibrio en nuestro hogar, en nuestra comunidad y en nuestro planeta.

Jaime San Martín Barzi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.