Tiempo de dragones

En los tiempos que corren, los dragones están volviendo a estar «a la moda»: películas, libros, series televisivas, por todos lados vemos a estas criaturas aladas, reptiles cubiertos de escamas que, muchas veces, arrojan fuego por la boca. ¿Y por qué será que están volviéndose tan visibles en esta época?

El dragón nos transporta a una dimensión mítica, fantástica, donde lo imposible se vuelve posible; estas criaturas tienen el fuego como herramienta y la capacidad de volar e ir más allá de lo que jamás alguien ha ido. Podemos leer estas características simbólicamente, y descubrir que el aliento de fuego puede ser un discurso poderoso de ideas transformadoras, y la capacidad de volar, el don de elevarse por encima del suelo y acceder a una dimensión superior.

Pero también, el dragón es tan poderoso y vigoroso que puede llevar a un humano sobre su lomo… Y aquí nos detenemos a pensar en la relación entre el dragón y el humano. En otros tiempos, caracterizados por un pensamiento diferente, el mayor mérito del humano ha sido «vencer al dragón»: San Jorge –y tantos héroes antes que él– salieron victoriosos por su virtud y su coraje.

Pero los tiempos que corren hoy son distintos…

Hoy en día, los dragones pueden ser aliados de los humanos: a veces guardan tesoros, a veces lanzan llamaradas, pero el héroe de las historias de hoy no busca acabar con estas prodigiosas criaturas, sino establecer una alianza con ellas, domarlas -y son domados en el proceso. Así, jinete y montura se unen, convirtiéndose en algo más que la suma de las partes.

Hoy, en lugar de «vencer al dragón» y volvernos santos, establecemos con él una alianza, lo domamos y nos domamos, y nos convertimos en auténticos dragones-humanos, con el poder de transformar el mundo a través de nuestras ideas y la capacidad de llegar a lugares maravillosos.

Jaime San Martín Barzi

2 opiniones en “Tiempo de dragones”

  1. Que bueno Jaime!!!!! Invita a prepararnos para un cambio interno y sumarse a esa alianza fuerte,entre ser un buen observador desde la altura y un fuego que avive ,purifique y permita surgir nuestras capacidades para entregarlas al universo

Comentarios cerrados.