La perspectiva superior

Desde el momento en que nacemos —hay quienes dicen que incluso desde antes—, nuestros sentidos y nuestra mente comienzan a recopilar información: observamos el entorno y a las personas que nos rodean y vamos respondiendo con esa información a las preguntas que surgen en nuestro interior. Así, vamos construyendo una perspectiva del mundo que con el correr de los años se va reforzando y consolidado. Hemos configurado nuestro inventario mental.

Ese inventario nos ayuda a responder rápidamente la mayoría de las preguntas que surgen en la vida cotidiana, preguntas que tienen que ver con la comprensión del entorno, la identificación rápida de circunstancias, personas, objetos… El inventario es funcional a nuestra vida, es útil.

Pero hay momentos en los que necesitamos suspenderlo, para poder ver las cosas tal como son más allá de nuestras ideas preexistentes; momentos en los que necesitamos expandirlo, para dar lugar a nuevas experiencias, ideas y conocimientos; momentos en que necesitamos redefinirlo, para borrar de él aquellos contenidos que no están alineados con nuestra vida ideal.

Afectar el inventario no es tarea fácil, y por supuesto no alcanza con este breve artículo para explayarse acerca del tema —es recomendable, si quieres avanzar por este camino, que cuentes con acompañamiento adecuado; puedes escribirme y consultarme al respecto—, pero compartiré hoy la que, a mi parecer, es la clave más importante para alcanzar una perspectiva superior.

Existen momentos y circunstancias que nos permiten llevar nuestra mente a través de las fronteras del inventario, para alcanzar nuevas ideas, nuevas perspectivas, una visión más real del mundo, una visión más auténtica de nosotros mismos —y podemos «tomar el comando» de esos momentos. Esos momentos son:

  • Los sueños: la noche nos invita a una serie de espectáculos, a veces muy visuales, en donde vivimos situaciones que rompen las barreras de lo posible y nos llevan por paisajes surrealistas; los sueños son uno de los momentos más propicios para la búsqueda de respuestas y la exploración de las propias posibilidades.
  • Las historias: los libros, las películas, el teatro, las obras de ficción en general nos proponen mundos diferentes al nuestro, en donde debemos «ajustar» lo que consideramos «real» y permitir que entren al inventario (de forma temporal) criaturas de fantasía, hadas, monstruos, seres mitológicos, viajes interplanetarios, magia, robots…
  • La imaginación: así como podemos leer ficción o ver películas o teatro, nuestra mente posee una inmensa capacidad de imaginar. Es un talento que podemos entrenar, y constituye una de las bases para la expansión conciente de nuestro inventario mental.
  • La meditación: los estados de conciencia especial, como el que alcanzamos cuando meditamos, nos ayudan a disminuir la «tensión» con la que nuestra mente sostiene el inventario en la vida cotidiana. Meditar nos ayuda a estar más receptivos a nuevas experiencias, ideas y convicciones, tanto acerca del mundo como de nosotros mismos.
  • La exploración: tanto la investigación intelectual como la exploración concreta de nuevos lugares —y sobre todo esta última— nos brindan nueva información que nuestro inventario deberá incorporar; entrenar esta capacidad, estar siempre aprendiendo algo nuevo o visitando nuevos lugares, viviendo nuevas experiencias, nos ayuda a no «oxidarnos». El «sedentarismo mental» es el peor enemigo de la búsqueda de una perspectiva superior.

Espero que esta lectura haya estimulado tus ideas, y te estés preguntando «¿qué puedo hacer hoy para no ser un prisionero de mi inventario mental?». La búsqueda de una perspectiva superior es un paso muy importante en el camino hacia la manifestación plena del ser que somos, de los talentos y dones que cada ser tiene en sí, y hacia una vida más plena y conectada con la Totalidad.

Puedes dejar tus comentarios acerca de este tema y con gusto te responderé a la brevedad.

Jaime San Martín Barzi

 

2 opiniones en “La perspectiva superior”

  1. Me encanto tu articulo.Es genial ampliar nuestro inventario mental.No oxidarnos me parecio un ejemplo bien grafico.La propuesta a trabajar seria : manterner nuestra mente en un aprendizaje consciente de todo aquello que me acerque a una manifestacion plena del ser????? y algunas de las tecnicas para poder lograrlo serian algunos de los puntos que mencionas???? .Gracias jaime

    1. Exactamente, Susana, eso es lo que propongo. Muchas gracias por leer y tomarte el tiempo para dejar tus comentarios aquí. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.