Claves para expandir la visión del mundo

Los Trece Días del Águila (24/11/15 al 6/12/15) nos invitan a desplegar las alas y levantar vuelo. Esto significa, dejar la zona de confort en materia de nuestra visión del mundo: ir a buscar una nueva perspectiva implica hacernos preguntas nuevas, y buscar nuevas respuestas. Aquí, algunas claves poéticas que nos sugiere el Águila para estos días.

Claves para expandir la visión del mundo

  • Conéctate con el pensamiento superior, el mundo de las ideas; la meditación, la imaginación, el sueño y el arte son siempre los mejores canales.
  • Atrévete a cuestionar aquellas ideas fijas que hace tiempo están en ti: ¿sigues afirmando lo mismo que hace años? Escríbelo y luego –como si lo hubiera escrito otra persona– obsérvalo desde una perspectiva externa.
  • Activa tu sentido de navegación y dale forma a tu mundo: para poder volar con libertad, necesitamos contar con ciertos elementos básicos. Intenta construir un mapa de la realidad: ¿cómo es el mundo, según tu propia visión? Dibújalo, si es posible, a todo color.
  • Toma el comando del cambio radical: a partir de ahora, tomarás la decisión de transformar algo en tu núcleo de creencias: identifica una creencia que te haga daño, que te impida crecer, puede ser una creencia sobre ti mismo («no soy lo suficientemente bueno en lo que hago») o sobre el mundo («en este país no se puede vivir de esto»), y desármala.
  • Equilibra las ideas con procesos concretos, para traer tu nueva visión del plano del pensamiento al plano material, e integra el mensaje: construye algo con lo que puedas mostrar a otros esta visión, puede ser escribiendo, pintando, filmando, cantando…
  • Lleva al mundo de los sueños una búsqueda específica, la propuesta de descubrir una verdad, una información o vivir una aventura que estés necesitando: prepara tu mente antes de dormir, relaja tu cuerpo y afirma tu propósito: «Esta noche soñaré…». Por la mañana, registra lo que soñaste.
  • Con toda esta revolución en el plano de tus creencias y visión del mundo, estarás más cerca de tu auténtica esencia, y podrás liberarte progresivamente de las máscaras que –resíduos de los viejos tiempos, de antiguas identidades– seguían limitando la expresión plena de tu ser.
  • Comparte este salto evolutivo con tu comunidad: lo que antes has compartido con tu círculo, llévalo a la calle, hazlo público, súmalo a una iniciativa masiva –en un centro cultural, un movimiento artístico, un programa de radio barrial– para que la comunidad sepa que ese salto evolutivo es posible.

Así, estarás llevando a todos la idea de que una vida saludable se sostiene en el cambio, la transformación progresiva, la búsqueda de la verdad interior, la puesta en práctica de las ideas y el espíritu de comunidad.

Jaime San Martín Barzi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.